10 patologías que podrían anticipar el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer

Científicos de Francia y el Reino Unido identificaron 10 patologías desarrolladas con mayor frecuencia en los pacientes que tuvieron enfermedad de Alzheimer, durante los 15 años previos a la aparición de los síntomas de la enfermedad neurodegenerativa. La depresión y los trastornos de ansiedad encabezaron la lista.

Se trata de un trabajo realizado por un equipo multidisciplinar de investigadores del proyecto Aramis del Instituto del Cerebro de París (INSERM/CNRS/Universidad de la Sorbona), dirigido por Stanley Durrleman (Inria), del INSERM/Universidad de Burdeos, y de Cegedim Health Data.

Las enfermedades neurodegenerativas responsables de la demencia (y de la enfermedad de Alzheimer en particular) son progresivas y se desarrollan a lo largo de décadas y pueden producir discapacidad.

Durante las últimas décadas se ha producido un cambio hacia la atención en las intervenciones tempranas, “para maximizar la ventana terapéutica a través de medidas de prevención primaria que actúan sobre los factores de riesgo accionables, o medidas de prevención secundaria para frenar la progresión de la enfermedad”, afirmaron los científicos.

La depresión encabezaba la lista. Entre las otras 9 afecciones que podrían anticipar la enfermedad de Alzheimer, se encuentran el trastorno de ansiedad, la exposición a un estrés elevado, la pérdida de la audición, el estreñimiento o constipación, la espondiloartritis cervical (es un tipo de artritis que afecta la columna), la pérdida de memoria, la fatiga (y el malestar) y, por último, las caídas y la pérdida repentina de peso.

Los científicos escribieron en el trabajo: ”La depresión y la ansiedad estaban entre los factores de riesgo de demencia que ya habían sido identificados por la reciente Comisión Lancet. Sin embargo, sigue siendo objeto de debate si estas condiciones son factores de riesgo de demencia, síntomas tempranos de demencia, o ambos”. La asociación entre la depresión y el posterior diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer se hizo significativa al menos 9 años antes del primer diagnóstico clínico de la enfermedad de Alzheimer, en consonancia con el informe del estudio de cohortes Whitehall II, aclararon.

“Las conexiones realizadas nos permitieron confirmar asociaciones conocidas, como los problemas auditivos o la depresión, y otros factores menos conocidos o síntomas tempranos, como la espondilosis cervical o el estreñimiento. Sin embargo, sólo estamos informando de asociaciones estadísticas. Tendrán que ser objeto de más estudios para comprender los mecanismos subyacentes”, dijo el investigador Thomas Nedelec, del equipo de Aramis. “Queda por saber si los problemas de salud encontrados son factores de riesgo, síntomas o señales de advertencia de la enfermedad”, aclaró.

La epidemióloga y directora de investigación del INSERM, Carole Dufouil, y el neurólogo Stéphane Epelbaum ayudaron a validar la metodología e interpretar la relevancia de estas asociaciones estadísticas. Aunque estos resultados aún deben afinarse, ya son valiosos para los profesionales de la salud y todos los implicados en la prevención, que podrían intentar abordar estos factores de riesgo en cuanto se detecten con la esperanza de prevenir la enfermedad.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: