Proteger la lactancia en los lugares de trabajo

La OPS/OMS recomienda implementar leyes que garanticen que las trabajadoras puedan contar con el tiempo y el apoyo que necesitan para amamantar.

Esto incluye una licencia de maternidad remunerada de un mínimo de 18 semanas, la licencia de paternidad remunerada para fomentar la responsabilidad compartida de cuidar a los hijos en pie de igualdad, un espacio seguro, privado e higiénico en el lugar de trabajo y un tiempo establecido para extraer y guardar la leche materna para continuar con la lactancia, y servicios de guardería infantil asequibles.

El 97 por ciento de los niños inicia la lactancia materna en Argentina, si bien el indicador desciende hasta el 45 por ciento cuando hablamos de continuidad de la misma hacia los 2 años de vida, según los resultados preliminares de la Segunda Encuesta Nacional de Nutrición y Salud, que fue presentada por la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación durante un encuentro por la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

De acuerdo con el estudio, realizado con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) y que abarcó 21.351 casos, el 56 por ciento de los niños inició la lactancia materna dentro de la primera hora de vida y el porcentaje se eleva al 60 entre los recién nacidos con 2.500 gramos de peso o más. En tanto, el 9 por ciento de los niños continúa tomando pecho entre los 2 y los 5 años. Además, apenas el 7 por ciento de las mujeres que están amamantando se extrae leche para alimentar al bebé en su ausencia o por otros motivos.

Entre el 3 por ciento de los niños que no inician la lactancia, los motivos principales son “nunca pudo prenderse” (47%), “nunca tuve leche” (29%), “por indicación médica/salud materna” (11%) y “no fue el deseo materno amamantar” (10%).

En cuanto al fin de la lactancia materna en los niños de entre cero y dos años, las principales razones son “me quedé sin leche” (26%), “el niño dejó solo” (17%), el niño se queda con hambre (17%), “tuve que salir a trabajar” (11%) y “tuve dificultad para sostener otras tareas y la lactancia materna” (10 por ciento).

La encuesta incorporó, además, dos cortes: El 66 por ciento recibe lactancia materna exclusiva durante el primer mes de vida y decae hasta el 31 por ciento a los cinco meses.

 

Proteger la lactancia en los lugares de trabajo

Los indicadores se dieron a conocer durante la jornada “Empoderándonos para hacer posible la lactancia”, que se llevó a cabo en la sede de la Academia Nacional de Medicina y contó con la participación de la representante de la OPS/OMS en Argentina, Maureen Birmingham, quien destacó que “más allá de los aspectos conocidos de los grandes beneficios del acto de amamantar, es un momento importante de reconocer a la lactancia materna como un derecho”.

Al referirse al lema de la OPS/OMS Semana Mundial de la Lactancia Materna (del 1 al 7 de agosto), que este año fue “Protejamos la lactancia materna en el lugar de trabajo”, sostuvo que se debe “buscar crear conciencia sobre un aspecto práctico para concretar este derecho”.

“La OPS/OMS recomienda implementar leyes que garanticen que las trabajadoras puedan contar con el tiempo y el apoyo que necesitan para amamantar. Esto incluye una licencia de maternidad remunerada de un mínimo de 18 semanas, la licencia de paternidad remunerada para fomentar la responsabilidad compartida de cuidar a los hijos en pie de igualdad, un espacio seguro, privado e higiénico en el lugar de trabajo y un tiempo establecido para extraer y guardar la leche materna para continuar con la lactancia, y servicios de guardería infantil asequibles”, agregó Birmingham.

Por su parte, el subsecretario de Promoción de la Salud y Prevención de la Enfermedad de la Nación, Daniel Espinosa, destacó las políticas que implementa la Secretaría de Gobierno de Salud para la promoción de la lactancia materna y puso como ejemplo “los 66 hospitales y los 21 centros de salud amigos de la madre y el niño, además de los ocho bancos de leche materna que funcionan en todo el país”.

En la apertura del encuentro también estuvo presente la representante adjunta de UNICEF en el país, Olga Isaza, quien manifestó que “la lactancia está entre los derechos fundamentales de cada persona y el Estado tiene la obligación precisa de respetarla, protegerla y promoverla”. Además, durante la jornada la Dirección Nacional de Maternidad, Infancia y Adolescencia entregó reconocimientos a empresas e instituciones que protegen y favorecen la lactancia.

 

Más resultados de la encuesta

“Hay un buen inicio de lactancia materna. Sin embargo, seguimos viendo una caída sostenida hacia los 2 años de vida. Encontramos muchas prácticas del equipo de salud que requieren atención y todavía tienen espacio para que se mejoren, lo mismo que desde los hogares, donde todavía tenemos un trabajo intenso por hacer”, resumió Guadalupe Mangialavori, coordinadora del área de nutrición de la Dirección de Maternidad, Infancia y Adolescencia tras dar a conocer los datos preliminares de la Segunda Encuesta Nacional de Nutrición y Salud.

En cuanto a las prácticas de los equipos de salud, el estudio determinó que el 61 por ciento de las personas consultadas había recibido información durante algún control de salud o curso preparto y el 36 por ciento contó con indicaciones antes o al momento del alta. En el 66 por ciento de los casos, el personal de salud explicó los beneficios de la lactancia durante la internación o al final de la misma y en el 54 brindó información sobre extracción de leche materna.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna es una oportunidad para insistir en el llamado a los gobiernos para que continúen con sus esfuerzos para fortalecer las medidas ya adoptadas para proteger, promover y apoyar el derecho a la lactancia materna. Estas medidas regulatorias incluyen el monitoreo del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (el Código) y las resoluciones pertinentes de la Asamblea Mundial de la Salud, la implementación de la Iniciativa Hospital Amigo del Niño (IHAN), y la implementación de una política de derechos de maternidad compatible con el Convenio 183 de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) sobre la protección de la maternidad, que Argentina aún no ha ratificado, incluso su Recomendación 191.

Fuente OMS

Los comentarios están cerrados.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: