Tratamiento de la infección por Helicobacter Pylori

La infección por Helicobacter pylori (H. Pylori) es una causa importante de enfermedad de úlcera péptica y cáncer gástrico, pudiendo tener un rol relevante en la dispepsia funcional, úlcera en pacientes que toman aspirina en dosis bajas o que comienzan un tratamiento con un medicamento antiinflamatorio no esteroideo, en anemias por deficiencia de hierro inexplicable y en púrpura trombocitopénica idiopática.

Se debe preguntar a los pacientes sobre cualquier exposición previa a antibióticos y esta información se debe tener en cuenta al elegir un régimen de tratamiento para H. Pylori.

La terapia triple con claritromicina que consiste en un IBP, claritromicina y amoxicilina o metronidazol durante 14 días sigue siendo una opción de tratamiento recomendada en regiones donde se sabe que la resistencia a la claritromicina por H. Pylori es <15% y en pacientes sin antecedentes de exposición a macrólidos por cualquier motivo.

Una opción de tratamiento de primera línea recomendada es la terapia cuádruple de bismuto que consiste en un IBP, bismuto, tetraciclina y un nitroimidazol durante 10 a 14 días. La terapia cuádruple de bismuto es particularmente atractiva en pacientes con una exposición previa a macrólidos o que son alérgicos a la penicilina.

Cada vez que se identifica y trata la infección por H. Pylori, se deben realizar las pruebas para demostrar su erradicación (prueba de aliento con urea,  prueba de antígeno fecal o biopsia) al menos 4 semanas después de completar la terapia con antibióticos.

En pacientes con infección persistente por H. Pylori, se deben hacer todos los esfuerzos para evitar los antibióticos que el paciente haya tomado previamente.

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: