Tratamiento antibiótico oral para infecciones complejas de huesos y articulaciones

Las infecciones complejas de los huesos y las articulaciones generalmente se manejan con cirugía y un curso prolongado de tratamiento con antibióticos intravenosos. La preferencia por los antibióticos intravenosos refleja una creencia generalizada de que la terapia parenteral es inherentemente superior a la terapia oral,  una visión apoyada por un Artículo influyente de 1970 que sugería que “.

La osteomielitis rara vez se controla sin la combinación de un desbridamiento quirúrgico completo y cuidadoso y un tratamiento antibiótico parenteral prolongado (de cuatro a seis semanas). ” Sin embargo, la terapia intravenosa está asociada con riesgos sustanciales, inconvenientes y costos más altos que la terapia oral.

Un metanálisis con 180 pacientes con osteomielitis crónica, 118 de los cuales fueron seguidos durante más de 1 año, no mostró ventajas. de la terapia intravenosa sobre la terapia oral, pero no hubo pruebas suficientes para sacar conclusiones con una utilidad clínica potencial.

Por lo tanto, se realizó este ensayo pragmático de no inferioridad para evaluar los resultados un año después de la terapia intravenosa en comparación con la terapia oral administrada durante las primeras 6 semanas de tratamiento para la infección ortopédica.  Se incluyeron en el estudio adultos que recibían tratamiento para infecciones óseas o articulares de 26 centros del Reino Unido. Dentro de los 7 días después de la cirugía o dentro de los 7 días después del inicio del tratamiento con antibióticos sin cirugía.

Fueron asignados aleatoriamente 1.054 participantes (527 en cada grupo) a recibir antibióticos endovenosos u orales para completar las primeras 6 semanas de tratamiento. Se permitieron antibióticos orales de seguimiento en ambos grupos. El punto final primario de evaluación fue el fracaso definitivo del tratamiento dentro de un año después de la asignación al azar.

El fracaso del tratamiento ocurrió en 74 de 506 participantes (14,6%) en el grupo endovenoso y 67 de 509 participantes (13,2%) en el grupo oral.

En este ensayo, con respecto al fracaso del tratamiento evaluado a 1 año, el tratamiento con antibióticos por vía oral no fue inferior al tratamiento con antibióticos por vía intravenosa cuando se utilizó durante las primeras 6 semanas de tratamiento para la infección ósea y articular.

 

Los comentarios están cerrados.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: