Ub trabajo, que se ha publicado en Diabetes Care, incluyó datos genéticos de participantes de descendencia europea de dos consorcios: uno para estudiar la genética de la glucosa (133.000 individuos sin diabetes) y otro para estudiar la genética de la enfermedad coronaria (63.000 pacientes con enfermedad coronaria y 115.000 controles).

Después de excluir todos los genes conocidos relacionados con la diabetes y ajustes múltiples, encontraron 12 variantes genéticas que, en conjunto, aumentaron un 33% el riesgo de padecer enfermedad coronaria. Los investigadores validaron los hallazgos del estudio con datos de 5.000 participantes sin diabetes pertenecientes al estudio de Framingham. La validación corroboró que no hubo aumento en el riesgo de diabetes con el trasfondo de estas 12 variantes genéticas que surgen después de excluir todos los genes conocidos relacionados con esta enfermedad.

Los nuevos datos de este estudio proporcionan una fuerte evidencia sobre el papel de la glucosa alta en sangre como un factor de riesgo de la enfermedad coronaria, incluso en ausencia de diabetes y destacan la complejidad genética y metabólica de las alteraciones de la glucosa en sangre.

Posiblemente, a lo largo de los años, esta hiperglucemia “leve” podría tener efectos vasculares directos e indirectos significativos e interacciones con otros determinantes de la patología de la enfermedad coronaria sobre el papel de la glucosa alta en sangre como un factor de riesgo de la enfermedad coronaria, incluso en ausencia de diabetes y destacan la complejidad genética y metabólica de las alteraciones de la glucosa en sangre.

Fuente: URV

Anuncios