El cáncer de pulmón es el que más gente mata en todo el mundo y la razón es que casi siempre lo diagnosticamos tarde.

Este tipo de cáncer mata cada año a más de millón y medio de personas y la Organización Mundial de la Salud pronostica que su incidencia aumentará un 70% en las próximas dos décadas.

El 85% de los fumadores nunca desarrolla cáncer de pulmón pero “el 90% de los tumores de este tipo se da en gente que fuma.

El Centro de Cáncer de la Universidad de Boston (EE UU) ha diseñado un análisis de más de 500 genes cuyo comportamiento es diferente en personas con riesgo genético de cáncer.

El objetivo es que sirvan de alerta temprana y, posiblemente, ayuden a evitar muertes y también daños colaterales de las técnicas de diagnóstico actuales.

Los primeros resultados del examen en pacientes han demostrado que la expresión genética en las células de la nariz se puede usar como biomarcador para detectar el cáncer. Los resultados se han publicado hace unos días por el Instituto Nacional del Cáncer de EE UU.

Este análisis se haría tomando muestras de ADN del interior de la nariz con un simple bastoncillo. En un primer momento, permitiría detectar qué pacientes tienen marcadores de riesgo y deben hacerse la biopsia y cuáles no.

Ver más en El País

 

 

Anuncios